Las consecuencias del Coronavirus en la salud mental


Las consecuencias del Coronavirus en la Salud Mental están cada día mas presentes en las consultas de los psicólogos. En la actualidad ha aumentado el número de pacientes que acuden a consulta solicitando tratamiento psicológico y existiendo en general dos tipos de casos.

Por un lado, aquellas personas que ya padecían algún tipo de trastorno tales como Trastornos de tipo Obsesivo y Trastornos del Estado de Animo como la Ansiedad y la Depresión.

Estos pacientes han sufrido situaciones de estrés debido a los cambios experimentados en el confinamiento viendo aumentados sus síntomas psicofisiológicos y pensamientos negativos.

Hemos perdido los hábitos diarios tales como ir al trabajo, que los peques vayan al colegio y a sus actividades. Hemos cambiado totalmente nuestro estilo de vida durante meses. Este hecho ha generado problemas de tipo emocional. La mayor parte de las personas que ya tenían ansiedad o que estaban deprimidas o que tenían un TOC han visto incrementados sus síntomas.

Otro grupo de pacientes lo constituye aquellas personas que están sufriendo problemas derivados de los efectos colaterales de esta crisis sanitaria.
Pensemos en las personas que han estado sin empleo y algunas de ellas incluso han tenido de cerrar sus negocios. Adolescentes que han tenido que estar confinados conviviendo con sus padres durante mucho tiempo y que ya tenían problemas de convivencia. También  las parejas que ya teniendo una relación conflictiva y que han tenido que estar juntos 24 horas durante meses. Todo esto por supuesto sin olvidar a aquellos que han perdido a sus seres más queridos y que no han podido despedirse en condiciones normales.

CAMBIOS EN LAS RELACIONES SOCIALES

Debido a la nueva normalidad los hábitos sociales han cambiado. Existe mayor distanciamiento social, uso de mascarilla y las muestras de afecto como abrazos y besos están restringidas . También ha disminuido la frecuencia de búsqueda de primeras relaciones sexuales por miedo al contagio. 

Existe una parte de la población que está muy concienciada con estas medidas de seguridad y que ha restringido sus interacciones sociales pero ya estamos observando que hay otra parte que se salta permanentemente las normas. Las personas necesitan contacto físico en sus relaciones sociales.

Es importante darse la mano,abrazarse y darse besos ya que forma parte de nuestra herencia emocional y de nuestra cultura . Por esto, lo más probable es que todos estos hábitos se van a retomar una vez superada esta situación.

NIÑOS Y ADOLESCENTES

En el caso de los más pequeños también han desarrollado algunos miedos. Teniendo en cuenta que los padres somos los modelos de referencia, los menores van a hacer lo que hagamos los adultos.

Es bueno darles mensajes positivos tales como:

“Ya falta menos para que puedas abrazar a tus amiguitos” o “Pronto podrás dar besos a la abuela” pero dejando claras las normas que tenemos que seguir en el momento presente para que nadie se ponga malito.

La tensión por el miedo al contagio que puedan transmitir los padres a los hijos así como la situación en general puede tener consecuencias en la salud emocional de los niños.

Sus hábitos relacionales ( darse besos, abrazarse, jugar en los parques…) se han visto alterados. Ya no pueden acercarse a sus amigos, dar besos a familiares mayores, tener cuidado en todo momento… 

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS EN MENORES

Para ellos es muy importante en contacto físico sobre todo en los adolescentes.  Esta situación está suponiendo para ellos una carencia emocional igual que lo está siendo para nosotros los adultos así que está teniendo consecuencias a nivel psicológico.
En la actualidad estamos viendo muchísimos casos en algunos menores con trastornos del estado de ánimo tales como ansiedad, síntomas depresivos y trastornos de conducta. La ansiedad en los más pequeños ( de 3 a 6 años) se refleja en la aparición de miedos y conductas regresivas.

Aparecen conductas como volver a chuparse el dedo, volver a mojar la cama o querer dormir con papá y mamá. Los niños entre 6 y 12 años presentan trastornos del comportamiento, negativismo y problemas de sueño. Los adolescentes pueden y están desarrollando más trastornos del estado de ánimo como depresión y ansiedad. Estos y otros problemas son las consecuencias del coronavirus en la salud mental.

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS EN LOS ADULTOS

Hay muchas personas que están excesivamente preocupadas por no contraer el virus y evitan a toda costa relacionarse con otras . Han aumentado los casos de hipocondría debido a la obsesión por enfermar que padecen algunas personas. En algún caso he encontrado pacientes que están desarrollando ansiedad social ya que evitan toda situación en la que se expongan a interactuar con personas por si pueden infectarse .

Existe un mayor número de casos de Trastorno Obsesivo Compulsivo de tipo limpieza debido a la obsesión que genera el hecho de estar higienizando tanto objetos como las manos. También han aparecido casos de agorafobia debido a que la persona se siente más segura en casa y evita a toda costa salir a sitios donde pueda haber gente infectada.
Pero estos casos se están dando en personas que ya tienen una predisposición a sufrir este tipo de trastornos. Estas son algunas de las consecuencias del coronavirus en la salud mental.

¿QUÉ PODEMOS HACER?     https://pepafernandezpsicologa.es/recomendaciones-psicologicas-ante-la-crisis-del-coronavirus/  RECOMENDACIONES

Llegará el día en que sea posible tocarnos y abrazarnos pero ahora debemos ser  responsables y pensar de este modo afrontando las medidas de seguridad que nos indican las autoridades sanitarias manteniendo la distancia , haciendo un uso correcto de la mascarilla…
Yo recomiendo en estos casos centrarnos en el presente y no pensar en algo que todavía es incierto.
Si por el contrario pensamos que no podremos abrazar en muchísimo tiempo a nuestros familiares o amigos nos supondrá un desgaste emocional innecesario.

Buscar alternativas de ocio que nos saquen de los pensamientos negativos , realizar deporte y socializar en la medida de nuestras posibilidades y con las precauciones que nos recomiendan las autoridades sanitarias son algunas de las actividades que pueden ayudarnos a mantener ese equilibrio tan necesario.

Disfrutar de cada momento, de un aroma, de un paisaje, de un sabor o de un sonido atendiendo a todos los detalles de la actividad que estemos realizando sin pensar en otra cosa disminuye los niveles de ansiedad y aumenta nuestro bienestar. Estos consejos pueden disminuir las consecuencias del coronavirus en la salud mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

− 3 = 5

Menú