El Impacto Psicológico de la Cuarentena en la Infancia

El mundo entero está atravesando una crisis nunca antes vivida. Los pequeños soportan día tras día el desafío que supone no ir al cole, al parque, no relacionarse y no poder jugar al aire libre. .

Estamos muy preocupados por lo académico, porque hagan ejercicio , que estén ocupados … pero quizás nos estamos olvidando de su bienestar psicológico.

Todos estos cambios junto con la preocupación de los padres y el bombardeo de las noticias recibidas está empezando a notarse en los pequeños de forma evidente. El Impacto Psicológico de la Cuarentena en la Infancia es ya un hecho.

La falta de juego y ejercicio al aire libre y la carencia de contacto con otros niños y niñas puede estar repercutiendo en el estado de ánimo y puede provocar estrés.

Ahora bien, reconocer el estrés en los niños no es tarea fácil ya que no se expresa de la misma forma en que lo hace un adulto. Podemos observarlos  con rabietas con mayor frecuencia, se muestran más nerviosos e irritables . Los más pequeños pueden tener conductas regresivas tales como volver a mojar la cama no querer comer solos o desear dormir de nuevo con papá y mamá. O puede que vuelva a pedir el chupete o el pecho aunque hace tiempo que lo dejó.

Estos comportamientos suelen aparecer como expresión de malestar emocional sobre todo en periodos de estrés, cambio etc. Algunos están teniendo problemas de sueño que conduce a una mayor inquietud, presión en el pecho, tics, dolor de cabeza y molestias de estómago. 

Los más mayores están presentando problemas de concentración y memoria, mayor irritabilidad y aislamiento mostrándose más desafiantes con los padres.

Está claro que esta es una situación de alarma y que es nueva para ellos y todo lo que está ocurriendo está siendo un potente estresor para ellos. 

RECOMENDACIONES

Ahora bien; ¿Qué debemos hacer? ¿Cómo podemos ayudar a minimizar el impacto psicológico de la cuarentena en la infancia?

¿Como le podemos ayudar a que mejore su bienestar psicológico?

Primero tenemos que pensar que el hecho de que no manifiesten verbalmente su malestar emocional no significa que no lo estén pasando mal

Es conveniente tener conversaciones con ellos, preguntarle que les preocupa y hablar sobre cómo les afecta el confinamiento. También debemos respetar que se sientan más tristes, más irritables ya que su estado emocional no esta a cien por cien. Tendremos que bajar un poco el nivel de exigencia en lo académico pero sin descuidarlo ya que no están acostumbrados a el nuevo sistema . Adaptarnos a cada niñ@ y priorizar la parte emocional debe ser nuestra prioridad.

Vamos a mantener una actitud positiva transmitiendo optimismo ya que somos los modelos de referencia de nuestros hij@s. Evitaremos comentarios catastrofistas y tenerlos expuestos mucho tiempo a las noticias entre otras recomendaciones. Nuestra actitud es esencial y si transmitimos preocupación van a pensar que algo va mal. Ellos observan nuestros mensajes, lo que decimos y cómo lo decimos , lo que hacemos e incluso nuestro estado de ánimo.

Recomendaciones psicológicas ante la crisis del Coronavirus

Mantener rutinas es muy beneficioso para ellos y para nosotros. Podemos establecer la mañana para tareas académicas y la tarde para realizar juegos, lectura y un poco de ejercicio. Los juegos como pintar, juegos de mesa, manualidades y lectura deben estar incluidos además de las pantallas.  Es conveniente que establezcamos unos horarios estables de comida y descanso para sincronizar su reloj biológico.

Un paseo a media tarde ahora que ya está permitido puede ser beneficioso siempre que lo hagamos con responsabilidad. Debemos transmitir al menor las reglas y destacar aquellas actividades que sí podemos hacer y disfrutar adaptándonos a la edad. Dar mensajes de calma es una buena opción ya que algunos menores pueden desarrollar miedos. Podemos dar mensajes de calma y decirles que podemos saltar,mirar el cielo , correr y jugar a la pelota.

Para llegar con sueño al momento de dormir es importante establecer una rutina. Los más pequeños pueden darse un baño, cenar y ver dibujos o un cuento. Los más mayores ver su serie favorita o lectura pero siempre evitando las pantallas dos horas previas a ir a dormir.

En el momento de socializar es importante que realicen videollamadas con familiares y amigos ya que es el único modo de interacción. Pero los más pequeños pueden jugar a distancia, esto añade valor a ese momento. Que un abuelo le lea un cuento,que cante a sus tíos o que su amigo le muestre sus juguetes puede ser muy enriquecedor.

Es muy conveniente que realicemos actividades juntos y por separado sobre todo los adolescentes ya que necesitan su espacio sobre todo ahora que no pueden estar con sus amigos. Si os preocupa su aislamiento, miedos, inseguridades, regresiones o comportamientos no dudéis en consultar con un profesional.

 

Pepa Fernández Psicóloga

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

12 − 2 =

Menú