Por qué deberíamos mantener a nuestros hijos al margen de las redes sociales

Hoy os comparto este post tan interesante en el que participo en la revista Vogue.

¿Deberíamos mantener las imágenes de nuestros hijos al margen de las redes sociales?

Una psicóloga y una abogada nos advierten de los efectos que puede tener una exposición excesiva de los niños en Internet Lectura: 6 minutos 14 de febrero de 2019 Redes Sociales niños © ICÍAR J. CARRASCO Marta Martínez Tato —

Los padres del siglo XXI tienen retos nuevos con los que poner a prueba sus dotes de maternidad/paternidad y, sin duda, el universo digital tiene mucho que ver.Pero, incluso, cuando los niños son todavía demasiado pequeños para entender qué es eso de Facebook o Instagram, el reto sigue ahí cuando somos nosotros mismos los que publicamos con frecuencia esos momentos de nuestros hijos que queremos compartir con nuestros amigos y seguidores.

Su primera papilla, algún momento divertido e inofensivo como esa cara que pone cuando prueba algo que no le gusta, una rabieta, su primer baño en la playa…Imágenes de nuestro día a día, con la mejor intención y el simple objetivo de compartir e inmortalizar esos momentos entrañables o divertidos.

Es algo que en realidad ya pasaba en las familias del siglo pasado solo que todas esas fotografías se quedaban guardadas en casa, dentro de un álbum familiar al alcance de muy pocos y, en cualquier caso, de todo aquel al que se le quisiera enseñar.Sin embargo hoy esas fotos las puede ver todo el mundo y se quedan en Internet para siempre así que, ¿qué pasa cuando esos niños crecen y no están de acuerdo con las imágenes que se han compartido de ellos? ¿Qué pasa si les avergüenza o les hace ser objeto de burla en el colegio?

Hay que evitar publicaciones con las que el niño pueda no sentirse cómodo. Este es un fenómento tan nuevo que los efectos casi se desconocen. Pepa Fernández, que ejerce como psicóloga en el centro Söma Salud y Bienestar de Murcia, afirma que ya se empiezan a ver casos de niños que muestran su disconformidad ante las imágenes compartidas por sus padres, “a menudo nos encontramos en la consulta situaciones de menores cuyas imágenes con las que no se sienten cómodos han sido difundidas entre los compañeros del colegio con el único fin de ridiculizar y reírse de ese niño o niña y hacer que se sienta gravemente avergonzado.

Aparecen problemas de inseguridad, baja autoestima, pérdida de apetito, insomnio, evitación del colegio, ansiedad y conductas regresivas”.

La psicológa aconseja evitar publicar imágenes con las que sabemos que nuestros hijos no se sienten cómodos y que dependerá de su propia personalidad, de sus miedos o sus frustraciones, “imaginemos que el niño sale medio llorando o enfadado y no le gusta que le mostremos de ese modo. Él estaría en su derecho de decidir que no se comparta esa imagen suya”.Si queréis saber más aquí os dejo el artículo completo.

https://www.vogue.es/moda/ninos/articulos/compartir-imagenes-hijos-redes-sociales/39045?fbclid=IwAR2ThpTYLpUh5k333cOH7OkPKeB2HQTmZ9Oa0ciKju-H5Ms_KbU1p-BeuVg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

21 − = 14

Menú